Inicio Featured Los 3 estados de cuando no tenemos éxito con las mujeres

Los 3 estados de cuando no tenemos éxito con las mujeres

¿Sabes cómo salir de algún estado negativo en tu vida amorosa sobre todo cuando eres soltero? Aquí te dejamos algunos datos que harán conocerte mejor y resaltar en este mundillo.

65
0
COMPARTIR
Estados de un hombre sin éxito

Estados en el proceso de aprendizaje

Cuando uno recién comienza a adquirir conocimientos y a aplicarlos, estamos en un estado de motivación que nos hace seguir adelante, los cambios que nos generan nos motivan aún más, a un nivel que quizás nunca experimentamos antes.
Pero a veces, generalmente pasado un tiempo, nos sucede que no estamos teniendo el mismo éxito en materia romántica y/o sexual de la misma manera que antes, ya sea en calidad o en cantidad, y muchas veces eso nos hace sentir mal y queremos revertirlo. Una manera de hacerlo, y desde allí crear una medida, está en identificar el problema; en mi experiencia  he visto que podemos encontrarnos en tres estados:

Estado 1: La mala racha: quieres, pero no puedes

Esto es el estado en que tomas acción, pero no estás obteniendo los resultados que deseas.

Quizás simplemente el azar no esté de tu lado, pero si pasan varias semanas en que quieres obtener algo, lo intentas seguidamente y no lo logras, indica que hay algo más allá que la simple estadística.

No confundas que en un par de salidas seguidas no obtienes nada, porque eso es normal y no un indicativo necesario de que algo falla.

Ahora si ya todas las salidas está pasando algo negativo es simplemente que:

  • Te faltan técnicas. Las técnicas son acciones que tras ser aplicadas muchas veces generan resultados mas o menos similares, por lo cual pueden transmitirse de persona en persona para ser aplicadas. A veces se piensa que las técnicas son algo “frío”, pero en realidad gran parte del desarrollo humano se basa en el principio de las técnicas. Por lo cual te recomiendo que tengas algunas en tu arsenal y las apliques.
  • Te falta una buena proyección. Aplicas técnicas, pero… ¿no te funcionan? Recuerda que no es tanto lo que dices, sino cómo lo dices.
  • El estilo de seducción que estás usando no se adapta a tu completa forma de ser o al contexto.
  • Descuidaste tu apariencia física. Recuerda: la apariencia física no es TAN relevante, pero nadie dijo que es irrelevante.
  • Estás dudando de tus habilidades. Por tanto estás saboteando tu juego interno, tus creencias y en general eso lo proyectas como inseguridad.
  • Estás intentando nuevos objetivos apuntando a otro estilo de mujeres y/o ambientes, por lo cual es normal que no obtengas los mismos resultados al comienzo, pero si esto se alarga es porque debes cambiar otras cosas, tu estilo, tus técnicas, etc. (ve los puntos anteriores).

Estado 2: El receso: puedes, pero no quieres.

Acá simplemente quieres tomarte un descanso. No siempre queremos estar en el juego, por lo menos han pasado períodos en que he querido estar completamente solo, lo cual lo encuentro sano.

Los motivos son muy diversos. Por lo menos los cuales han hecho que haya tomado esta decisión son:

  • Al haber terminado una relación.
  • Al querer renovar un harem.

Un tiempo solo me da una nueva perspectiva, una mente fría y la tranquilidad para tomar mejores decisiones, y con eso, mejores resultados posteriores.

Estado 3: La desidia: quieres, quizás puedes, pero no haces nada

Este es el peor de todos. Se origina principalmente porque no sabes lo que quieres, o no lo quieres con determinación.

Acá más que trabajar en un asunto de habilidades es un tema de motivación.

Creo que es el más simple de superar, pero el que mayor fuerza de voluntad requiere y además es el más peligroso. Se debe trabajar en la determinación, en un cambio de creencias. Yo pasé por esto un tiempo y lo superé observando la naturaleza al ver como ciertos animales dan todo de sí para lograr sus objetivos sin importarle las dificultades.

Busquen historias, ejemplos que los motiven y los hagan catapultar de ese estado de comodidad limitante.

Es preferible tener pocas habilidades, pero usarlas, que el tener muchas y querer usarlas, pero no hacer nada al respecto.

Autor: César Cantabria César Cantabria

Deja una respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Please enter your name here